sábado, octubre 22, 2011

21:33

La esperada adaptación al cine de Tintín dirigida por Steven Spielberg, "The Secret of The Unicorn", embarca al célebre reportero belga en un intenso espectáculo de aventura, acción y misterio fiel a la esencia del cómic, y que engancha al espectador más por su despliegue visual que por la trama.

La película se estrenó en Bruselas, la ciudad natal del creador de Tintín, Georges Remí "Hergé" (1907-1983), y podrá verse en las salas del resto del mundo hacia finales de mes.

Producida por Columbia y Paramount Pictures, "The Secret of The Unicorn" traslada a la gran pantalla varias de las clásicas historietas de Tintín con la tecnología "performance capture" -consistente en digitalizar las interpretaciones de actores reales - y en 3D, mismo sistema empleado en "Avatar".

El guión entremezcla los argumentos de los álbumes "El secreto del Unicornio", "El cangrejo de las pinzas de oro" y "El tesoro de Rackham el Rojo", aunque también incluye numerosos guiños a otras de las historietas protagonizadas por Tintín e incluso a la filmografía de Spielberg, en particular a "Indiana Jones".

Spielberg y el productor de la película, Peter Jackson (director de la trilogía "El Señor de los Anillos"), apostaron por adaptar las viñetas de Hergé empleando las técnicas más avanzadas de captura de movimientos y animación digital, a partir de las actuaciones de Jamie Bell (Tintín), Andie Serkis (Capitán Haddock) y Daniel Craig (Rackham).

Como resultado, los personajes de rasgos entre caricaturescos y realistas muestran una expresividad sorprendente, mientras que los escenarios y objetos están representados con tal nivel de detalle que el espectador dudará en ocasiones si se trata de gráficos generados por ordenador.

"Queríamos hacer un híbrido de acción real y animación y aunque las caras de los personajes no existen en el mundo real, sí tienen una textura que es casi de acción real", afirmó el propio Spielberg en la feria internacional Comic-Con de San Diego del pasado verano.

El filme respeta el diseño de los personajes y escenarios, pero su virtuosismo técnico, obra de la compañía Weta Digital (ganadora de cinco Óscar por sus efectos especiales), eleva a otra dimensión la estética sencilla de los cómics, basada en la "línea clara" y los colores planos característicos de Hergé.

Los lectores de Tintín verán fielmente reflejado el carisma de los protagonistas del cómic -entre ellos la mayor variación es la de un Milú que no habla, pero que se mantiene como valiente escudero de su amo-, aunque quizás acojan con más frialdad lo intrincado de la historia y su acelerado desarrollo.

Para quien no conozca la obra de Hergé, se trata de una película de aventuras para todos los públicos con ritmo intenso, vertiginosas secuencias de acción y abundantes momentos de humor.

En uno de los sus puntos álgidos -el relato del capitán Haddock sobre el abordaje del "Unicornio"- la película deslumbra con su despliegue visual y sus recursos narrativos, mientras que en otras, peca de efectismo y se arriesga a confundir al espectador.

En cualquier caso, el filme logra captar el espíritu intrépido de Tintín y su atmósfera marcada por los misterios y el exotismo, algunos de los motivos por los que el cómic ha atraído a generaciones de lectores de todo el mundo.

Spielberg afirma que desde la primera vez que leyó a Tintín, el personaje "nunca dejó su corazón y su cabeza", y que ya entonces vislumbró que ambos estaban destinados "a llevar a cabo algún tipo de colaboración" y "un viaje de descubrimientos".

No obstante, la maestría del cineasta para tocar la fibra sensible no sale a relucir en la película, algo que se puede achacar al guión enrevesado o a la dificultad para el espectador de identificarse con actores virtuales.

Jackson tomará el relevo del director de "E.T." y continuará con las aventuras de Tintín en el punto donde acaba "The Secret of the Unicorn", en una segunda entrega que ya está prevista por las productoras.

"Tintín: The Secret of The Unicorn" pretende convertirse en un nuevo hito dentro del fenómeno cultural universal iniciado en 1930 por la saga de cómics de Hergé, que ha sido traducida a 80 idiomas y ha vendido más de 350 millones de copias.// 20minutos.es

____________________________________________

Steven Spielberg: "Tintín se parece a Indiana Jones"

El, quizá, director más exitoso de la historia estrena este viernes su última película: es su primera obra animada y en tres dimensiones.

¿Por qué hacer esta película?

Descubrí a Tintín tarde, cuando al estrenar En busca del arca perdida (1981) leí críticas comparándola con sus aventuras. Yo ni sabía quién era Tintín, pero leí sus libros y en efecto, había parecidos entre él e Indiana Jones. Cuando conocí todo el mundo creado por Hergé supe que daría un maravilloso cine de acción.

Es su primera obra animada.

Siempre me gustó experimentar... En Parque Jurásico (1993) el reto era llenar la pantalla de seres digitales: aquí había que usar animación. Era la única forma de homenajear a Hergé y acercarnos a su talento. ¿Dónde encontrar un Capitán Haddock de carne y hueso?

¿Se ha sentido más libre que en una película de acción real?

Exacto: ha sido liberador. Siempre he estado muy pendiente, por ejemplo, de la iluminación de mis películas, pero aquí era diferente: no tenía que buscar localizaciones espectaculares ni esperar a que la luz del sol fuese perfecta, sino solo crearla. Hacer animaciones te da mucho más control y te evita frustraciones.

¿Por qué contó con Jackson?

Siempre lo he admirado: mira El Señor de los Anillos... Me puse en contacto con él para probar, en su empresa de efectos especiales (WETA), con un Milú digital y, sorpresa, me mostró su colección completa con los libros de Tintín, así que le pedí que colaborásemos.

¿Cómo fue la colaboración?

Empezó en el guión: en el rodaje Peter no estaba en el plató, pero hablábamos a diario a través de videoconferencia. No solo eso: él lo hacía también con los actores, veía dónde se ponían las cámaras, supervisaba el trabajo digital. No estaba presente su espíritu: era su voz, directamente, la que nos guiaba. Por primera vez he sentido que tenía un compañero creativo real, alguien con quien compartir todo el peso de la dirección.

Le tocará a él, entonces, dirigir la segunda parte.

Ya sabes cómo es el cine: hasta ahora hemos tenido el control de la película, pero cuando llegue a las salas lo perderemos. No sé si habrá una segunda parte: depende del público. Pero si la acogida es buena, ojalá, Peter dirigirá la secuela y yo trataré de devolverle la ayuda que me ha dado.

También lo ha ayudado James Cameron, que le mostró cómo hizo Avatar.

Lo conozco desde los años ochenta, desde antes de la primera Terminator, y desde entonces somos muy amigos. Fue muy generoso invitándome a ver su trabajo en Avatar: pude probar la tecnología, ver cómo se dirige a actores con captura de movimiento y todo el proceso de crear una película en 3D. No fue mucho tiempo, unos diez días, pero sí lo suficiente para después sentirme más cómodo en el rodaje de Tintín.

¿No hay celos entre autores de tanto prestigio?

No. En Hollywood hay mucha rivalidad entre estudios y distribuidoras, no entre directores. Compartimos información, nos ayudamos unos a otros, como pasa entre productores o guionistas.

Tras crear tiburones aterradores o tiernos extraterrestres, ¿cuál era el reto de crear a Milú?

Era un perro, pero tan humano como los otros personajes. En realidad, es uno de los grandes héroes de la historia. No fue fácil: en el original es una figura plana, un cromo... ¿Cómo se movería? Y otra cosa: los actores interpretaban una secuencia imaginando que, a su alrededor, había un pequeño perrito. Tenían que confiar en mí: donde ellos miraban, se suponía que yo pondría a Milú. Así ha sido, y creo que el resultado es maravilloso.

Un diálogo (casi) profético

Georges Prosper Remi (Hergé) nació en Bélgica en 1907 y murió en 1983. Antes de morir recibió un mensaje de Spielberg para llevar sus historias al cine. "Ya considero mis historias películas", dicen que le respondió. Pero Hergé se mostró encantado de que algún día el cineasta las convirtiera en Séptimo Arte, y así ha sido.

Leyenda viva del cine

Nacido en Cincinatti, EE UU, en 1946, Steven Allan Spielberg es uno de los cineastas más importantes de la historia. Fue él quien, con autores como George Lucas (La Guerra de las Galaxias) o Francis Ford Coppola (El Padrino), cambió Hollywood en los setenta con éxitos como Tiburón, Encuentros en la Tercera Fase o, después, E.T. El Extraterrestre y la saga de Indiana Jones. Está casado con la actriz Kate Capshaw.

PETER JACKSON

Entrevista con Peter Jackson: "Echamos a cara o cruz quién dirigiría la película"

El célebre autor de El señor de los anillos es ahora el productor de Las aventuras de Tintín. Admirador de Tintín desde pequeño, se espera que dirija una posible secuela.

¿Desde cuando lee Tintín?

Desde los ocho años, y lo he seguido haciendo toda la vida: siempre te parece fresco. Desde que supe que Spielberg tenía los derechos aguardaba con ansia la película.

¿Nunca pensaron hacerla con imagen real?

Al principio sí, pero esta era la mejor forma de honrar a Hergé. Tintín tiene argumentos maravillosos, pero los dibujos son el ADN.

¿Por qué en tres dimensiones?

La tecnología es una mera herramienta. Desarrollar una cámara no es mi objetivo: lo que quiero es hacer la mejor película posible. Hemos intentado ver el mundo como lo veía Hergé: sus calles, mercados y plazas, sus personajes. Al hacerlo con animación computerizada era muy fácil pasarlo a 3D: creímos que crear un híbrido entre el trazo de Hergé y la realidad era increíble.

¿Dirigirá la segunda parte?

Teníamos tan claro que queríamos hacer varias películas que casi echamos a cara o cruz quién dirigiría la primera. Espero poder hacer yo muchas más: Las siete bolas de cristal, El templo del Sol, Objetivo: la Luna... Es tan excitante ver esta primera película de Tintín como fantasear con cuáles podremos hacer en el futuro.// 20minutos.es


0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo comentario es bienvenido. Así que...